domingo, 8 de mayo de 2016

La inspiración


Hoy voy a escribir de la inspiración, porque estoy pasando por un momento difícil para todo escritor: el bloqueo. No se si yo personalmente lo llamaría bloqueo, porque en mi caso me ocurre en general. Tengo algo así como tiempos y, con el tiempo -valga la redundancia-, me fui acostumbrando a esto. Me gusta pasar tiempo conmigo misma porque, aunque parezca extraño, me voy conociendo de a poco como si se tratase de una persona diferente.
Y me gusta ser mi amiga. Pero esto no viene al caso jajajaj.
En Psicología vemos a la inspiración de una manera muy característica. Primero que nada, dividimos la conciencia en dos partes: el conciente y el subconciente. A su vez, este último se divide en el inconciente y  otras partes que no interesan. El conciente es la parte a la que podemos ingresar con facilidad cuando querramos, donde se guardan, por ejemplo, todos los recuerdos del día, los recuerdos pasados y etc. En cambio, los otros dos permanecen inalcanzables para el hombre, y solo se puede ingresar allí a partir de los sueños o un piscoanálisis. En esta parte de la conciencia se guardan todos nuestros sueños, nuestros anelos, nuestros miedos más profundos, nuestros recuerdos traumáticos y todas aquellas cosas que el cerebro decidió "ocultar" porque eran demasiado duras para mantener en la conciencia.
Imagínenselo así como dos habitaciones, separadas por una única puerta cerrada con llave, la cual no tenemos. Nosotros permanentemente estamos en la primer habitación, y no podemos ingresar a la otra por más que queramos.
Ahora, yo comenté que existían algunas formas de ingresar al subconciente, entre las cuales están los sueños y el psicoanálisis. Cada manera de ingresar es menos o igual "completa" que las anteriores, y se clasifican de una manera que tampoco nos interesa. (Por ejemplo, mediante los sueños podemos percibir vagas cosas del suconciente, en cambio, con el psicoanálisis llegamos a grandes cosas). 
Una de esas maneras es la inspiración.
¿A qué llamamos inspiración en la psicología? Al mometo en que la puerta entre el conciente y el subconciente se abre apenas un poco, para dejar que las ideas salgan como una chorradera de pensamientos y podamos plasmarlos en el papel. Donde la imaginación y todo aquello que tenemos bloqueado, y que nos hacen ser racionales y limitados, se liberan para poder crear las grandes obras de arte.
Por este motivo, no creo en la inspiración como un momento. La pienso como un acto, una situación. Que solo sucede si yo la busco. Por supuesto, para que suceda hay que estimular el subconciente. Como bien expliqué, el mismo está permanentemente cerrado y es muy difícil acceder a él. Algunos lo hacemos mediante libros, películas, canciones, videos, imagenes y otros, con mentes más abiertas, con simples y concretos eventos que suceden en la vida cotidiana. 
Yo me considero entre todos ellos. Hay momentos en que mi cabeza está más activa que otros, y es más propensa a tener "inspiración" con cada pequeño suceso que se realiza a mi alrededor. Pero otros, como ahora, no puedo llegar a ella. Más que nada en este momento se debe a que estoy cargada de exámenes en la facultad, y mi cabeza está permanentemente en el conciente intentando estudiar y prepararme para ello. Por eso, el mismo imposibilita y prohibe constantemente que el subconciente se abra.
Esto mismo no tiene que significar una frustración. Tenemos que comprender que es la manera en que se maneja nuestro cerebro y, querramos o no, nos es imposible controlarlo o cambiarlo. Si, encima, nosotros lo forzamos constantemente para que suceda algo que no puede suceder por motivos que desconocemos, vamos a estar frustrándonos y esforzándonos sin sentido para después cansarnos. 
¡No se desesperen en esta situación!
Generalmente lo mejor para resolver esto es tranquilizarse, alimentar ese subconciente que está tan oculto. En algún momento u otro, éste saldrá. Propongo que se hagan una lista de cosas que los "estimulan". Aquellos que los relajan, que hacen que su imaginación vuele, que se tranquilicen y que el proceso se de. Cuando estén pasando por esta faceta donde no pueden inspirarse, les recomiendo "bombardearse" con todos los objetos de esa lista. Lenta y tranquilamente, tampoco queremos agotarnos. A veces puede llegar a durar horas, días o semanas. Dependiendo de cada uno. También intervienen las ganas, pero eso ya es otra cosa. 
Pero, por sobre todas las cosas, lo que más hace que la isnpiración se de es sentarse frente a la computadora, papel, etc., y escribir. Mientras más nos vamos relajado en el proceso, mientras más nos vamos metiend en la historia, en los personajes y en las cosas que pasan, sin darnos cuenta, vamos a haber despertado la inspiración.
Saludos, y espero saber qué les pareció y sus experiencias con esto.
¡Que tengan un buen día!

domingo, 1 de mayo de 2016

El correcto uso de los guiones de diálogo


¡Hola! ¿Cómo están hoy? Como bien dice el título, hoy les traigo una explicación sobre el correcto uso de los guiones de diálogo. En Argentina, como en todos los países de habla hispana, se utiliza el guión largo (—) para los diálogos, al contrario de Estados Unidos o Inglaterra que se usan las comillas ("").
Algunos autores de habla hispana usan las comillas para escribir pensamientos del personaje, aunque mal utilizadas. Las comillas españolas son las que deberíamos utilizar (« »). Las otras son llamadas comillas inglesas y, como su nombre lo describe, son utilizadas mayormente en ese idioma. Pero los malos hábitos y las costumbres sin fundamentos trajeron esas comillas al idioma español y ahora las utilizamos por costumbre como si fueran las únicas que existen (y las correctas) cosa que no son.
Pero bueno, esto es sobre los guiones de diálogo.
Todo diálogo comienza en un párrafo aparte, con un guión largo. Seguido del mismo va lo que el personaje dice, sin espacio entre el guión y el texto.:
—Hola, ¿cómo estás?
(no espacio)Hola, ¿cómo estás?

 Cuando hay una aclaración después del diálogo, se pone un espacio, otro guión largo, y seguida la aclaración, ahora sin espacio:

Hola —dijo José.
(no espacio)Hola (espacio)(no espacio)dijo José.

Ahora, cuando hay una aclaración pero luego el diálogo continúa hay ciertas pautas a tener en cuenta. Se comienza el diálogo con un guión largo, lo que dice el personaje sin espacio y no se coloca puntuación. Se pone un espacio, otro guión largo, y la aclaración sin espacio. Al final de la misma, tampoco se pone un espacio, y la precede otro guión largo. Después de éste, se coloca el signo de puntuación que obviamos antes y se continúa con lo que dice el personaje. Así:

Hola —dijo José—, ¿cómo estás?
(no espacio)Hola (espacio y no signo de puntuación)(no espacio)dijo José(no espacio)(signo de puntuación, espacio), ¿cómo estás?

 Nótese que en el primer diálogo de ejemplo, la coma iba seguida del Hola. Pero, como en este diálogo hay una aclaración de por medio, la coma va después del tercer guión largo. Y así se hace con cada signo de puntuación, sea coma, punto, punto y coma, dos puntos, etc.
Cabe aclarar que la regla del signo de puntuación después de la aclaración aplica únicamente si el verbo de la aclaración es un verbo declarativo (verbos de habla que designan acciones comunicativas como dijo, susurró, gritó, musitó, masculló, etc, etc). Si después del diálogo la aclaración empieza, por ejemplo, con una acción, el signo de puntuación va antes del segundo guión largo.
Hola. José se paró frente a Cata— ¿Cómo estás?
(no espacio)Hola (espacio y signo de puntuación)(no espacio)José se paró frente a Cata(no espacio)(espacio) ¿Cómo estás?
 
Esas tres son las únicas y simples reglas para escribir correctamente los guiones de diálogo. A que es fácil, ¿no? Después de esto, no hay ninguna excusa para tener textos con diálogos escritos con guiones cortos, con errores o con las comillas inglesas.
Cabe destacar que estas reglas son únicamente para los diálogos, valga la redundancia, hablados. Cuando se trata de conversaciones por chat, por correo o por alguna otra aplicación, ahí entra la decisión del escritor. Para éstos no existen reglas establecidas, ya que éstas se crearon antes de que pudieran siquiera pensar en crear chats. Pueden usarse las comillas españolas para los chats, una plantilla similar a los correos para los mismos, etc.
Como extra, les dejo un listado de verbos declarativos para que empiecen a obviar las cientas de repeticiones de dijo y utilicen algunos otros que correspondan más con la situación:
 
¡Saludos para todos! Que tengan un buen día, y cualquier duda pueden contactarme por mensaje, intentaré responderlos lo más rápido que pueda (: